martes, 22 de julio de 2008

El balancín

Siempre jugaban de la misma manera. Él, que pesaba más y tenía más fuerza, acababa con los pies en la arena. Ella, mientras tanto, disfrutaba de la vista que su elevada posición le proporcionaba.

Un día, el niño se cansó de jugar siempre de la misma manera.

2 comentarios:

Timmy dijo...

Un nuevo huesped en el país de las maravillas... ;)

http://www.boingboing.net/2007/12/10/tim-burton-to-direct.html

la chica de rojo dijo...

empiezo a echar de menos tu sobredosis-actualizadora a la que ya me había acostumbrado...


un beso, Señor del País de las Maravillas. A su servicio, siempre.